Colibrí


 Colibrí bebiendo

Si tuviera un hijo, tendría que llamarse Miguel

Si tuviera un hijo, tendría que llamarse Miguel

https://www.facebook.com/MiguelBoseMX/videos/1003081059842705/

Share a Little Sunshine


Share a Little Sunshine

Ni una menos

Esto lo escribí hace un año en mis redes, con motivo de la rueda de prensa que ofreció el Rector de la UNAM referente al hallazgo del cuerpo de Lesvy Berlín Osorio:

Doctor Graue no se qué entienda usted por "absoluta transparencia" pero no le creo, los hechos han demostrado lo contrario. Desde hace meses se sabe de diversos actos delictivos que ocurren dentro de las instalaciones de la UNAM; asaltos, violaciones, ataques violentos en baños y jardines, investigadores que son hostigados, golpeados!, motociclistas que asaltan impunemente en las paradas de pumabus y metrobus, por mencionar algunos... y nunca se atrapa a los responsables. Eso es solo lo que se filtra a redes o de lo que uno se entera por conocidos. Falta lo demás que se encubre y se olvida bajo el pretexto de que la policía no puede entrar a territorio universitario.

Va a poner a disposición los videos de las cámaras de seguridad, no hubiera sido mejor proporcionar seguridad?! No para eso se cuenta con empleados de vigilancia, patrullas y cámaras?

Doctor Graue, no le creo su "profundo pesar", la muerte de Lesvy no representa sólo "la cara de un México descolorido, lastimado y violentado", también muestra lo fácil que resulta para un asesino matar en territorio UNAM o lo cómodo que se siente de ir ahí a abandonar un cuerpo. Territorio sin vigilancia o territorio de complicidades y encubrimientos?

Dice usted que "este trágico acontecimiento nos obliga a recapacitar sobre la inseguridad en la que estamos inmersos", la delincuencia que se presenta en nuestros campus y la impunidad con la que algunos grupos se desenvuelven en nuestras instalaciones. Que bueno que "recapacite" pero y luego? En qué momento va usted a ACTUAR?! Esos campus, esas instalaciones y esos grupos son su chamba! Es su territorio y es usted quien les ha permitido crecer y tener tal anarquía! Es usted quien está obligado a ponerle fin porque es usted la máxima autoridad. No venga a publicar discursos demagogos, PÓNGASE A TRABAJAR!

Yo tengo una hermana estudiante del último año de Doctorado. Ella está haciendo su trabajo en y para la UNAM. Lleva 9 años haciendo investigación, publicando, generando conocimiento y siendo parte de los muchos universitarios que si aportan, quieren y cuidan a la UNAM. No cree usted que es totalmente injusto que esa joven deba vivir con miedo? No debería usted poder garantizarle seguridad dentro de las instalaciones de la máxima casa de estudios para la que ella aporta su labor?! Está usted poniendo en riesgo a los hombres y mujeres que hacen crecer la UNAM. Y si algo les ocurre qué va usted a hacer? A publicar un comunicado? A permitir que se desacredite a la víctima por situaciones de su vida privada? A seguir nadando de muertito mientras cumple su periodo y sin querer ensuciarse la manos poniéndole un alto a los grupos delincuenciales que operan dentro de la UNAM y que usted bien tiene identificados? Le tengo noticias, las manos ya las tiene sucias; de sangre.

Jamás discutas con personas necesitadas de llevar la razón. No conduce a nada, solo a la infelicidad.


¿Les ha pasado que conocen a alguien que necesita todo el tiempo tener la razón? ¿Ser quien dice la última palabra? ¿Ser poseedor de la verdad? En la columna de hoy en EL PAÍS, Juan José Millás habla de ellos y de por qué deberían causarnos ternura. Yo la transcribo aquí exacta pero me permití separar las frases para digerirla despacito y mejor.

"Ternura"

Sé de gente que mataría por llevar razón. Hay otros rasgos de carácter que se pueden corregir a lo largo de la vida, pero quitarse de llevar razón es como quitarse de la heroína: se puede, aunque con mucho sacrificio.

Si vienes al mundo con ese declive, mueres con él.
Te mueres llevando la razón, te incineran llevando la razón, llegas al infierno llevando la razón.

Jamás discutas con personas necesitadas de llevar la razón. No conduce a nada, solo a la infelicidad.

En las discusiones políticas es donde mejor se las distingue.

Llevar razón constituye un modo de tapar heridas ancestrales, abandonos remotos.
Llevar razón es una forma de vengarse.

Si llevas razón tu nacimiento no fue un error, tus padres te quisieron, la infancia triste y la perra juventud valieron la pena.

El mundo ya no te debe nada, en fin.

Si llevas razón, no necesitas ser sutil ni inteligente ni educado.
Llevar razón te coloca por encima del bien y del mal.

La frase “hablar cargado de razón”, pese a su naturaleza de lugar común, describe perfectamente esta patología. Para intentar convencerte de sus argumentos, los llevadores de razón subrayan sus discursos con gestos en los que expresan lo absurdo que sería pensar de otro modo.

Conozco personas a las que quiero y admiro cuyo único objetivo en la vida es llevar la razón. Siento una terrible ternura por ellas porque me recuerdan épocas de mi vida en las que yo mismo necesitaba llevar razón a toda costa. Me quité de llevar razón porque me hacía daño a la salud, como el tabaco, aunque a veces recaigo y fumo un camel clandestino.

Desde entonces, siempre que descubro a alguien llevando la razón me dan ganas de abrazarlo y de hacerle unas caricias al tiempo de decirle que no pasa nada por no llevarla.


Publicación original aquí TERNURA

El arte de los pequeños pasos

Huitzilin

Huitzilopochtli, la fuerza de voluntad

Huitzilin significa colibrí, Siempre en movimiento como nuestro corazón, y opocthli, se traduce como “lado izquierdo”, es una metáfora que alude a nuestro corazón: así como el colibrí puede volar hacia los 6 rumbos del universo, también es nuestro corazón donde se alberga la fuerza de voluntad que nos dicta hacia que rumbo queremos llevar nuestro destino.

Hitzilopochtli, es la conceptualizacion de la fuerza de voluntad de la capacidad de decisión y determinación de un individuo o de un pueblo. Para esto, se dice que todos llevamos a huitzilopochtli adentro de nosotros, en nuestro lado izquierdo. Es una evocación del sol que nace de Coatlicue (la tierra), avanza hacia la izquierda rumbo al norte, que descuartiza a Coyolxauhqui (la luna) y desaparece a los Centzonhuitzanahuac (las 400 estrellas), disipando así la oscuridad.

Hitzilopochtli no es el “dios de la guerra” como se ha dicho es la fuerza necesaria para la lucha diaria, es la capacidad de decisión indispensable para vencer adversidades y la determinación que se necesita para emprender proyectos importantes.

Huitzilopochtli es quien siempre guió al pueblo mexica en sus acciones, por eso se le llamó “pueblo de sol” el pueblo de huitzilopochtli.